Un lugar en la ciudad: Propuestas de acceso a la vivienda y construcción de ciudades equitativas e inclusivas

Incidencia

La población de familias que se encuentra en situación de allegados está oculta y dispersa en todo el territorio nacional, representa el 90% del déficit habitacional, y requiere de una solución concreta.

En Chile existen 1.150.000 personas en situación de allegamiento y/o hacinamiento. Estas cifras están disponibles en la última encuesta CASEN (año 2015) y muestran una realidad dura, pero invisible: el allegamiento existe y afecta a cientos de miles de familias, pero es una problemática que no se ve. El allegamiento y el hacinamiento crítico no es únicamente un problema habitacional, sino que afecta todas las dimensiones de la vida de las personas y es prácticamente invisible: violencia intrafamiliar, abusos, falta de espacio, promiscuidad, adicciones, escenarios asimétricos entre el allegado y receptor, alteración del orden personal.

En Fundación Vivienda trabajamos desde hace más de 50 años con las familias que viven esta realidad, una realidad que conoce de cerca y que forma parte del 90% del déficit habitacional. Esta es la cara más dura de la exclusión y desigualdad en el acceso a la vivienda y a la ciudad, es el síntoma de una realidad oculta, que nadie visibiliza y que ya es hora de instalar en la agenda pública, a través de 6 propuestas de acceso a la vivienda y construcción de ciudades equitativas e inclusivas para las familias allegadas.

Un lugar en la ciudad:
6 propuestas de acceso a la vivienda y construcción de ciudades equitativas e inclusivas para familias allegadas.

1. Densificación Urbana: Para hacer frente a los problemas de segregación y equidad que aún persiste en nuestras ciudades y frenar su extensión y sus consecuencias negativas, se requiere una mayor disponibilidad de suelo bien localizado, potenciando enfoques de regeneración urbana en sectores ya consolidados. A modo de ejemplo, en la región Metropolitana existen más de 155 hectáreas de inmuebles y terrenos fiscales que podrían ser concesionados para la construcción de viviendas sociales destinadas al arriendo, como lo propuesto por la inmobilaria social de Recoleta y Santiago.

2. Priorizar subsidios habitacionales para proyectos de pequeña y mediana escala: En la actualidad, menos del 1% de los subsidios ejecutados en la RM son proyectos de densificación predial y pequeños condominios. Se debe priorizar y aumentar los instrumentos de este tipo ya que son una herramienta clave para la consolidación y regeneración de nuestras ciudades, considerando una buena dotación de bienes públicos urbanos, evitando la expulsión de las familias hacia sectores periféricos.

3. Nuevas soluciones: Ante el problema de allegamiento y hacinamiento, fenómeno diverso y complejo, se deben flexibilizar y diversificar los instrumentos y políticas públicas para generar primero radicación y luego densificación de la ciudad consolidada, explorando también la inversión pública para arriendos protegidos. Para asegurar una ciudad inclusiva, debemos generar por un lado nuevos mecanismos de crédito para los sectores medios y emergentes y por otro, mayores incentivos y premios a las familias que quieran adquirir una vivienda.

4. Densificación integrada: Promover la integración y el fortalecimiento de los lazos vecinales existentes, manteniendo el tejido social de nuestros barrios, privilegiando la radicación de familias residentes, sumando a nuevas familias de diferentes estratos socioeconómicos, y así generar una mayor mixtura social, y en consecuencia más confianza, seguridad y cooperación entre los ciudadanos.

5. Regeneración y nueva infraestructura: Proponemos la creación de nuevos indicadores urbanos que, sumados al Sistema de Indicadores y Estándares de Desarrollo Urbano (SIEDU), lanzado recientemente por el Consejo Nacional de Desarrollo Urbano (CNDU), asegure estándares mínimos que nos ayuden a tomar las mejores decisiones para todos los ciudadanos. Se requiere ademas desarrollar planes maestros de infraestructura en aquellos lugares que presenten déficit de servicios, en coordinación entre los ministerios sectoriales como MOP, MTT, MMA, MINSAL y MINEDUC que contribuyan a la provisión y mejora de los bienes públicos ya existentes y por desarrollar.

6. Nuevos desafíos habitacionales: la composición de nuestra sociedad está sufriendo cambios importantes y la política habitacional debe ser capaz de prever estos desafíos. Por una parte tenemos una población que envejece rápidamente (cerca de un 23% de la población chilena sobrepasará los 60 años en el 2030) y por otra, un importante flujo migratorio que supera el 6% de nuestra población. ¿Estamos diseñando viviendas para que nuestros adultos mayores vivan sin problemas? ¿Estamos asegurando condiciones dignas de habitabilidad para los nuevos habitantes de nuestro país que contribuyen aún más a nuestra mixtura social y cultural?

Para más información te invitamos a leer el documento completo con nuestras propuestas aquí.

Otras perspectivas

Por una ciudad justa

Habitar es vivir
en dignidad

Share This